El posicionamiento SEO es una de las herramientas más útiles de la gama de servicios del marketing digital para una pyme, ya que es en el terreno digital en donde puede competir de forma más cercana con sus rivales, independientemente de su tamaño. Por lo tanto, conocer los paradigmas del SEO es vital para el dueño de cualquier negocio pequeño.

Estos son los principios básicos de SEO para las pequeñas y medianas empresas.

– Identificar las mejores keyword

La base de cualquier estrategia SEO son las palabras clave, con ellas decidimos con cuáles términos queremos que se nos encuentre en una búsqueda en línea. Al no existir una guía que nos enseñe cada palabra por la que el público buscará a una Pyme, se deberán probar varias combinaciones que incluyan las keywords básicas del negocio, e intentar con diferentes palabras hasta encontrar las más efectivas para nuestra empress..

– Observa a tus competidores

Para las pymes es de mucha ayuda observar a sus contrapartes que se encuentran en niveles nacionales o internacionales, que aunque se trate de su competencia, aportan lecciones valiosas basadas en la experiencia que tienen como empresas ya establecidas.

Conocer el funcionamiento de la competencia, además de aportar ideas en las áreas de administración y producción, puede hacerlo en el sentido digital y específicamente en SEO. De esa manera se conocen palabras clave o estrategias que ya han sido probadas por alguien más, y conseguir ideas que se pueden aplicar en tu negocio.

– Contar con una página web completamente optimizada

En ocasiones las empresas pequeñas no le dan la importancia debida a su publicidad digital, y consideran que tener una página web es suficiente para que su estrategia digital rinda frutos, sin embargo, a menos que su sitio haya sido diseñado bajo los principios de una estrategia SEO, no se obtendrán los beneficios que se pretenden.

Cada parte del sitio web debe estar encaminado a cumplir los requisitos básicos de un plan de posicionamiento, ya sea con las palabras clave como parte del texto en las páginas, así como en las descripciones de los productos o servicios y dentro de las URL.